Ecuasur 102.1 FM

Personajes importantes

Han sido muchos los personajes y personalidades que han nacido en nuestra tierra querida del Ahuaca. En esta sección haremos una pequeña recopilación de los más relevantes:

Jerónimo Carrión.

Jerónimo Carrión nace en Cariamanga, Provincia de Loja en 1804; según algunas biografías fue un hombre severo en las costumbres, justiciero y tenaz en las resoluciones pero en el fondo débil, incapaz de quebrantar lo establecido tradicionalmente, sumiso respetuoso de la Constitución y de las leyes. Ascendió al poder el 7 de septiembre de 1865, en la segunda elección popular y directa que se realiza en Ecuador, demostrando honestidad y lealtad en todo momento. En cuanto a las obras no detuvo el curso del programa garciano, es decir de García Moreno su antecesor en el poder. Carrión tuvo que enfrentar la Guerra del Pacifico, en la cual Chile, Perú y Ecuador intervinieron en acciones conjuntas contra la flota española. Por problemas políticos Jerónimo Carrión tuvo que abandonar la Presidencia de la República del Ecuador el 6 de noviembre de 1867; asume el poder el Vicepresidente Dr. Pedro José de Arteta, quien convocó a elecciones para terminar el periodo en 1869. Jerónimo Carrión se retiró de la vida pública y muere en Quito el 5 de mayo de 1873, a los 69 años de edad.

Mons. José María Riofrío y Valdivieso. 

Nació en Cariamanga el 16 de noviembre de 1794, Francisco Riofrío y Piedra y Rosa de Valdivieso fueron sus padres; Josefa (su hermana gemela) y Agustín sus hermanos. En su hogar predominaba el ambiente de cristianismo. Luego de la edad escolar, José María y Josefa sintieron el llamado a la vida religiosa; él ingresó en el Seminario San Luís de Quito; donde obtuvo el doctorado en Teología. Es ordenado sacerdote el 29 de junio de 1821, a la edad de 26 años, Más tarde, a tan solo 4 años de su ordenación, el Capítulo Catedralicio de Cuenca, lo nombró Vicario Capitular. Cinco años después, regresó a su ciudad como Vicerrector y luego Rector del Colegio de Loja, actual Unidad Educativa La Salle. Por su nivel académico y entrega pastoral fue nominado Cura Vicario y Juez Eclesiástico de la Iglesia Matriz de Loja. En 1845 forma parte de la gran Convención de Cuenca y contribuyó a la redacción de la nueva Carta Política del Estado; participa en la elección del Presidente Ramón Roca, gobierno del cual fue Consejero. En 1853 fue consagrado Obispo; al morir el Arzobispo Monseñor Francisco Garaicoa, la Convención Nacional de 1861 designó para sucederle, a Monseñor Riofrío y Valdivieso. En 1866, el Papa Pío IX le confiere la distinción de Prelado Doméstico de su Santidad asistente al Sacro Solio Pontificio. Regresó a Loja por motivos de salud para posteriormente renunciar a su cargo y pasar a ser Administrador Apostólico de la Diócesis de Loja.

En 1867 fundó la Conferencia de San Vicente de Paúl. En 1870 creó la Escuela de los Hermanos Cristianos y fue partícipe de la consecuente apertura de una escuela católica a favor de la infancia, actualmente denominada "La Salle". Fundó los Seminarios: Mayor y Menor de la Diócesis. Como pastor, Monseñor Riofrío y Valdivieso estimaba que la formación de quienes consagraban su vida al sacerdocio debía darse en condiciones apropiadas. Así, separó al Seminario Diocesano, del Colegio San Bernardo, del cual fue rector.

Agobiado por el peso de su avanzada edad e impulsado por su convicción de que una diócesis extensa como la de Loja requería de un prelado con mayores energías y posibilidades de gestión que las suyas, solicitó la aceptación definitiva de su dimisión. Le sucedió José María Masiá, el 30 de noviembre de 1876. La vida de este personaje lojano dejó como legado grandes y ejemplares realizaciones, a favor del desarrollo de Loja y del país. Monseñor José María Riofrío y Valdivieso murió el 22 de octubre de 1877.

Fuente: Publicación Huellas, Abril de 2006.

Sra. Lucila Magdalena Martínez Samaniego de Bravo.

Lucila nació el 11 de noviembre de 1.908 en Cariamanga (Loja-Ecuador). Siendo miembro de familias tradicionales establecidas en la región, debía cumplir el rol cotidiano de esposa y madre, más el destino le deparó un papel que fue más allá de lo prescrito, lo que sumado a su visión dejó calando huellas en bien de la unión arte, solidaridad, cultura, tradiciones y gastronomía lojanas.

Una vez contraída nupcias en su lugar natal, por esas cosas raras de benevolencia que suele deparar el destino, de pronto, fue beneficiada con un legado económico de importancia y, dada su nueva situación próspera, decide junto a su esposo radicarse en la ciudad de Quito; allí instaló su propio negocio de moda, con talento excepcional, exquisito estilo e increíble gusto, su negocio fue reconocido como el de la diseñadora más prominente de la sociedad capitalina.

Pero su corazón no olvidaba su origen humilde, su deseo de contribuir en bien de los suyos, las añoradas reuniones con amistades allá en su lejana Loja; designio que tuvo el despertar y accionar de su esposo, diciéndole este, “¿Con que añoras a Loja? ¡Vaya! crearemos aquí en Quito un pedacito de nuestra Loja” y apoyados con algunos de los jóvenes estudiantes lojanos que llegaban a la capital para continuar con su educación superior y que sabía apoyarlos y salvarlos de sus dificultades económicas, así como de prestantes ciudadanos lojanos que se habían radicado en la ciudad de Quito fundan la primera “Asociación Lojana” el 23 de abril de 1.950, entidad que entró a funcionar en la céntrica calle Venezuela signada con el número 12-31, organización filantrópica que tenía entre sus objetivos principales preservar la cultura tradicional de Loja y tratar de propender al crecimiento y desarrollo de tan apartada provincia sureña. Una de las tradicionales celebraciones se recuerda la celebración en honor a la Independencia de Loja, cada 18 de noviembre, convirtiéndose y superando a otras reuniones sociales de iguales características, eventos a los que asistieron altos funcionarios e incluso el Presidente de la República por varias ocasiones; en los mismos se brindaba café con tamal, producto alimenticio que gano tanta popularidad, que posteriormente se le dio en llamar Festival del “Tamal Lojano”, esto gracias al empeño y habilidades culinarias que le impusiera doña Lucía, dejaron un nombre en bien de Loja, pese a que el tamal es un alimento que pertenece a diversas latitudes de América.

Pero no solo eran fiestas en la hoy conocida Asociación de Lojanos “18 de Noviembre” de la ciudad capital, quien la administró y financió sus acciones por un espacio aproximado de veinte años, esto con el apoyo de Directorios de ese tiempo, compuesto por distinguidos y respetables ciudadanos lojanos como Ignacio Vivanco Neira, Galo Escudero Cevallos, el Ing. Azanza, Diego Tapia, Efrén Carrión, Luis Cueva Eguiguren, Carlos E. Jaramillo, Rafael Armijos, por mencionar algunos; vale recordar que actualmente continúa con vida jurídica esta institución y viene desplegando trabajos en bien del convivir cultural lojano, así como tienen entidades adscritas: una a la que la han denominado Centro de Difusión Cultural (CEDIC) y la Asociación de Damas Lojanas.

Luego la familia decide trasladarse aún más lejos, su destino la ciudad de Denver, en el estado de Colorado en los Estados Unidos, ahí se integra a la “Fundación, sin fines de lucro, Unión Americana”, con el propósito de coordinar los esfuerzos de algunas sociedades filantrópicas con programas de asistencia social en beneficio del Ecuador.

Los últimos años, por trabajo de su esposo, tuvo que separarse del mismo y se quedó a vivir con su familia, afrontando retos e interponiendo las necesidades de los demás por encima de sus deseos más profundos. El 11 de noviembre de 1.994, a la edad de 86 años, da el último suspiro.

El primer directorio:

La Asociación de Lojanos "18 de Noviembre" contó en su primer directorio a distinguidos e ilustres ciudadanos lojanos, tales como: El Dr. Galo Escudero Cevallos, (Cariamanga), Don Arsenio Vivanco Neira, Dr. Alberto Asanza, Ing. Diego Tapia, Cnel. Rafael Armijos, Dr. Luis Cueva Eguiguren, Dr, Efrén Carrión Cueva (Cariamanga) e Ing. Carlos Jaramillo.

Fuente: Vida y legados de Lucila Magdalena Martínez de Bravo.

Autor: Oscar Mendoza Granda.

Doctor Benjamín Cevallos Arízaga.

El doctor Benjamín Cevallos Arízaga, nació en la ciudad de Cariamanga el 15 de septiembre de 1903, este personaje de la Loja de antaño realizó sus estudios primarios en la Loja de antaño realizó sus estudios primarios en su tierra natal. Con posterioridad se trasladó a la ciudad de Loja, con el propósito de cursar su bachillerato en el Colegio Bernardo Valdivieso y los superiores en la Junta Universitaria de la cabecera provincial. Concluidos los mismos obtuvo su título de Abogado en los Tribunales de la República.

Circunstancias familiares obligaron al doctor Benjamín Cevallos a fijar su residencia en la provincia costera de Manabí, en la ciudad de Portoviejo. Básicamente su gestión circunscribió en los ámbitos de la docencia y la práctica profesional, tanto en el libre ejercicio como en la función judicial provincial.

En el ámbito específico de su profesión de abogado, desempeñó importantes y exigentes cargos públicos: Agente Fiscal, Juez de Letras, Ministro Juez y Presidente de la Corte Superior de Justicia de Portoviejo. A ello se suman los de Ministro Juez y Presidente de la Corte Suprema de Justicia. En esta última función sirvió al país en varios periodos, los años 1951, 57, 60, 68 y 72.

La amplia hoja de vida del Doctor Benjamín Cevallos Arízaga a la administración de justicia es un elocuente indicador de su valía y prestancia como hombre de derecho.

Dada la verticalidad ética de su proceder como profesional y hombre de civismo ejemplar, la sociedad ecuatoriana le otorgó un estatus de sólida consistencia y franca empatía consideración, admiración y respeto. Su autoridad tenía el reconocimiento de sus semejantes por estar, por estar respaldada y garantizada por la transparencia de sus actos, la equidad de sus juicios y la ponderación de sus sentencias. Como cuentista del derecho y filosofo social, fue asiduo estudioso de la ley y un maestro en la ejecución de su normativa.

Significativo para el ejercicio de la abogacía y la correcta aplicación de la ley fue su aporte académico, a través del tratado sobre “Historia del Derecho Civil Ecuatoriano”. Obra extensa que comprende varios tomos y en cuyas páginas con el auténtico estilo del maestro que percibe con objetividad la facticidad de los hechos y conceptúa con sabiduría su interpretación, plante y analiza aspectos tangenciales de la evolución científica del Derecho Penal, tanto a nivel nacional como internacional.

Como hombre preocupado por el sostenido desarrollo de la cultura nacional y en calidad de miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, desempeñó también las funciones de Presidente d la sección de Ciencias Jurídicas y Sociales de la entidad.

Preocupación suya muy arraigada en sus convencimientos fue la de trabajar en la consolidación del gremio de su clase profesional. A través de su actividad como vocal de la Academia de Abogados, desde 1945 hasta 1982, influyó positivamente en la tarea de lograr para la clase judicial del país un espacio nacional de prestigio y respeto.
Por así imponérselo sus responsabilidades en la Corte Suprema de Justicia, debió residir en la capital de la República donde falleció, según estimaciones, en la década de 1980.

Fuente: Lojanos Ilustres del Ayer. Tomo 1

Juan Iván Cueva Ontaneda.

Nació en Cariamanga el 24 de junio de 1912, sus padres fueron Pío Cueva Samaniego y Josefina Ontaneda, fue el penúltimo de diez hermanos. Inicia sus estudios primarios en la escuela de los Hermanos Cristianos de la Salle. Continúa el bachillerato en el Colegio Bernardo Valdivieso. Terminada la secundaria, se traslado a Quito, posteriormente lo hace en Europa, en donde permanece ocho años entre Bélgica, Francia e Inglaterra. A su retorno ingresa como profesor de inglés en el Colegio Bernardo Valdivieso. También desempeña la cátedra de francés e inglés en la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional de Loja. Contrajo matrimonio con Julia Casanova, con quien procreó cuatro hijos: Patricio, Diana, Katy y Álvaro Cueva Casanova.

Su presencia Literaria se hizo notable desde sus año de estudiante. En la memorable revista “Hontanar” que la dirigía Carlos Manuel Espinosa, Juan Iván Cueva hizo y expuso sus primeras letras como narrador. Formo parte de la generación de Alejandro Carrión, Gustavo Serrano, Jorge Suárez Bermeo, Jorge Mora Ortega, Eduardo Ledesma, entre otros.

La inesperada y prematura muerte de Cueva Ontaneda le impidió poner en orden sus papeles y borradores de todos sus escritos. El legado que ha dejado son cuentos que lo revelan como un auténtico narrador, conocedor del oficio que sabe del manejo de las técnicas literarias.
Entre los títulos de sus cuentos figuran: El Chiro, El cara manchada, y El amor se aprende en Francés. El primero de los cuentos nombrados fue premiado en el concurso latinoamericano de relato, también fue publicado en la revista “Bohemia” de Cuba. Este prestigioso literato murió en un trágico accidente de tránsito el 17 de 1966.

Fuente: Publicación Huellas, Abril de 2006

Gonzalo Merino Pérez.

Nació en Cariamanga, provincia de Loja, el 29 de Octubre de 1.938 y son sus padres legítimos Víctor Merino Jiménez de oficio talabartero y curtidor de mediana economía y Rosa Pérez Sotomayor, ambos de Cariamanga. Fue el sexto de una familia compuesta de ocho hijos, todos hombres.

Cursó la primaria en la escuela Santa Juana de Arco de los hermanos Cristianos donde el profesor Andrade le formó enérgicamente. Poco después la familia pasó a Loja porque su madre quería que los chicos estudiaran y el padre adquirió una casa en la Bernardo Valdivieso, pero Gonzalo siempre fue un alumno sin relieves a pesar de que sus cinco hermanos mayores eran estudiantes excelentes y se educaban en el Seminario Mayor San José, donde finalmente entró, aunque solo estuvo un año y tres meses, pues salió expulsado porque sus superiores le pillaron una carta para su enamorada. Entonces su madre le puso en el Colegio La Dolorosa, allí tomó conciencia de sus responsabilidades y empezó a obtener las más altas notas hasta el 58 que fue enviado al Mejía de Quito con la intención que ingresara a la Academia Militar Eloy Alfaro.

Vivía con la familia González López, parientes de una cuñada, en la Miguel Riofrío No. 961 atrás del Mejía y empezó a destacar como escribiente de cartas románticas a las enamoradas de sus compañeros y amigos. Entre el 59 y el 60 ganó varios certámenes poéticos, fue premiado en la Instrucción Premilitar, el 61 se graduó de Bachiller y estructuró su primera novela titulada "La Ingratitud de la Sangre" con vivencias platónicas y autobiográficas, que presentó el 64 a un Concurso de la Universidad de Guayaquil y alcanzó el Primer Premio.

Tratando de ingresar a la escuela de Periodismo de la U. Central conversó con Alejandro Carrión, Director de la revista La Calle, quien le dijo: "La Universidad no le va a enseñar a escribir....." entonces quizo entrar a Filosofía y Letras pero un antiguo amigo de Cariamanga llamado Jaime Sánchez Benítez le llevó a matricular en Jurisprudencia. El 63 vino a Guayaquil traído por su hermano Benigno y fue operado de sinusitis en el Hospital General. Tras cuatro meses de recuperación y viviendo en casa de su pariente Olga Pérez inició el segundo curso de Jurisprudencia. Entre el 63 el 64, escribió dos novelas más aun inéditas "Rebelde Agonía" que trata sobre la incomprensión de un personaje que no sabe qué es y lucha con un romance y "Colegiala" con anécdotas estudiantiles imaginarias. Vivía para la Literatura, leía mucho, era un joven en permanente labor de introspección.

El Juez de la Marina, Dr. Joaquín Cabrera Ocaña, le llevó de Ayudante de su Juzgado con rango de Sargento 1º y S/. 600 mensuales de sueldo, al poco tiempo el Secretario fue becado al exterior y pasó a ocupar dichas funciones hasta el 64, que quisieron enviarle a un curso de un año de duración en la base Naval de Salinas; pero como ya había obtenido la Licenciatura, prefirió desempeñarse de Meritorio en la Corte Superior de Justicia y tras cinco meses recibió el nombramiento de Oficial Mayor de la Segunda Sala con S/. 2.500 mensuales.

El 65 fue Secretario Relator y allí se mantuvo siete años. El 66 la U. de Guayaquil editó su novela "La ingratitud de la sangre" iniciándose en el negocio de venta de libros con buen éxito en Manabí. La segunda edición es del 91 Merino se revela como un autor con deseos de contar historias en sentido llano pero no discursivo, sus personajes son tomados del pueblo, hablan y actúan, sus vidas se entrecruzan hasta formar una trama de urdidumbre mas bien naturalista. El 69 sacó en un mimeógrafo adquirido con su amigo Luís Valarezo, unos simples apuntes de estudiante que tituló "Práctica Forense" para ayuda de sus compañeros de curso y fue tal el éxito que decidió continuarlos y así fueron apareciendo nuevas ediciones corregidas y aumentadas el 73, 74 y 78, esta última en siete tomos impresos.

El 70 contrajo matrimonio en Guayaquil con Olga Luna Matamoros, hogar estable y feliz con cuatro hijos. El 72 salió su "Derecho Mercantil" originado en las clases del Profesor Lauro Damerval Ayora y enriquecido con opiniones de diversos autores. La obra ha conocido dos nuevas ediciones el 74 y el 84. El 74 dio inicio a un tercer trabajo jurídico con "Jurisprudencia Civil Inédita", aparecida en solo 800 ejemplares que se agotaron rápidamente por contener una recopilación organizada de numerosas sentencias no publicadas en la Gaceta Judicial. La obra salió merced a un préstamo del Banco Nacional de Fomento. El 76 apareció el segundo tomo y el 83 complementó dicho material con el "Compendio de Resoluciones de la Excma. Corte Suprema de Justicia" en 8 tomos.

El 76 fue designado Abogado de la Regional 2 del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IESS, dedicándose a la tramitación de juicios de inquilinato, ejecutivos, etc. hasta que el 88 fue promocionado a Sub Procurador, lo interesante del caso es que apenas ingresado al IESS inició una obra monumental con la legislación sobre Seguridad Social dictada en el Ecuador desde la Creación de la Caja de Pensiones en 1.927 y ordenada por materia, que salió a la luz auspiciada por el IESS el 81, ganando algún dinero, pues dicha institución compró la totalidad de la edición.

Tantos trabajos le acreditaron como un estudioso muy competente de las leyes y sentencias del país. Su imprenta, adquirida el 74 a la Casa Moeller Martínez C.A., había empezado a editar material legal como por ejemplo "La Ley de timbres, sus reformas y leyes conexas" y "Las Tablas de salarios Mínimos" el 74, un segundo tomo es del 76. "La Ley de Inquilinato y Jurisprudencia sobre arrendamiento de predios urbanos" en dos tomos el 74, "Comentarios al articulado de la ley de Compañías" el 75 con síntesis de opiniones de diferentes autores y "Práctica Penal" el mismo 75 modelos útiles, pero la obra fue pirateada y tuvo que enjuiciar, finalmente terminó por refundir este estudio en su Práctica Forense. "La aplicación de la doctrina jurídica" el 76. "Clave del Procedimiento Civil teórico práctico" ese mismo año, libro que no tuvo éxito económico aunque contiene muy diversos alegatos. El 78 tenía dos máquinas impresoras, pero solo se dedicaba editar lo suyo pues nunca ha sido un comerciante propiamente dicho, ahora utiliza vendedores ambulantes. El 85 su "Práctica Forense" se transformó en 'Tratado de Práctica Forense" en tres tomos mejor organizados y con más material. La segunda edición del 87 dio paso a su obra más ambiciosa, la "Enciclopedia de Práctica Jurídica" en 13 tomos en 1.992, con extenso material ordenado alfabéticamente, vademécum del Derecho Procesal ecuatoriano de gran utilidad para los profesionales del país, que le tomó tres años elaborar y solo pudo editar mediante un préstamo de sus cuñados, pero cuya venta le ha permitido subsistir con los suyos El 95 acaba de aparecer el Apéndice No. 1 con valiosos adendums.

El 88, mientras estudiaba inglés en una Academia particular, comenzó a escribir poesía y mantiene dos poemarios inéditos: "Sucedió en la Academia" y "Prisioneros del camino" sobre temática vanada. El 92 se le agravó una vieja dolencia a la columna, originada en un mal movimiento que lesionó uno de los discos y empezó a quedarse inválido. Sus familiares le llevaron en silla de ruedas a los Estados Unidos y fue operado en el Hospital del Bronx de una hernia discal. La recuperación duró cuatro meses pero no quedó bien y de regreso fue intervenido dos veces más en el Hospital del IESS de Guayaquil, volviendo a caminar con toda normalidad.

El 95 renunció a sus funciones en el IESS y dedicado por entero a las letras editó "Oro y Miseria", novela en 417 Págs. con historias que se entrecruzan en el campamento minero de Nambija. "Narrativa que nos revela los secretos de la vida cotidiana, es una alegoría al desenfreno de las pasiones derivadas del poder económico y de las ansias de riqueza y es una denuncia de la grandeza y magnitud de los tesoros de la naturaleza.

Estatura mediana, tez trigueña, contextura delgada, ojos y pelo negros, es el mayor recopilador del derecho Procesal ecuatoriano. Trabajador incansable, esforzado, imaginativo, paciente, que con su labor de difusión ha hecho mucho bien a pesar que aún no ha sido comprendida; el éxito económico ha premiado en algo su dedicación benedictina, pues en un país donde la difusión de las leyes, doctrinas y sentencias casi no existe, esfuerzos como el suyo merecen el agradecimiento de jueces, abogados, alumnos y profesores en general.

Clotario Paz Paladines.

Nació en Cariamanga, Provincia de Loja, el 5 de Mayo de 1.885. Hijo legítimo del Coronel Eliseo Paz Vega, lojano, Restaurador de 1.883, compañero de Vargas Torres en 1.887. Comandante en Jefe de las Fuerzas reivindicadoras del Sur en 1.895, asesinado al año siguiente en el pueblo de Suyo (Perú) durante la Feria del 20 de Enero y de Eloísa Paladines Ochoa, natural de Santa Rosa en El Oro. En 1.891 entró a la Escuela de los Hermanos Cristianos de Loja. Huérfano en 1.896, estudió la secundaria en el Bernardo Valdivieso y se ayudaba económicamente como profesor de Castellano. Tenía entonces solamente doce años de edad, amaba las matemáticas, hacía versos, aprendió idiomas y fundó una Casa de Cambios.

En 1.901 salió de Loja con su madre, radicó en Guayaquil y trabajó en el comercio. En 1.906 conoció a Enoé Reese Campuzano y le escribió un libro de poemas que titula "Postales". El 10 de Agosto de 1.907 contrajo matrimonio. Fueron muy felices, tuvieron ocho hijos. En 1.910 se movilizó a la frontera de Loja durante el conflicto peruano. Tenía carácter impulsivo y el ánimo ardiente, pronto para la acción y se enroló en el partido del General Leonidas Plaza Gutiérrez. En 1.911 ayudó a apresar a Alfaro y sus tenientes y por esa causa ganó numerosos enemigos políticos. El día 25 de Enero, durante el juzgamiento del General Pedro Montero, asistió a la Gobernación y le dio un silletaso.

Era un acreditado comerciante importaba la cerveza Heavela, manteca de cerdo Imperial, jamones, tocinos, cuadros, geografías, artículos para regalos y figuró ese año en la Guía Comercial y Agrícola. Diputado por Loja en 1.912, al poco tiempo presidió la reunión de representantes de Loja, El Oro y Azuay con el Dr. Juan Ruiz. Concurrió al Congreso pero abandonó las sesiones en protesta por la centralización de las rentas del estanco de tabaco que impidió la construcción del ferrocarril Puerto Bolívar, Piedras, Loja, Zamora y el Amazonas. En 1.913 publicó "Voto Salvado" y dio cuentas de su gestión legislativa al pueblo de su provincia.

En 1.915 fue designado Cónsul General del Ecuador en Túmbez. A principios de 1.917 Inspector de Estancos en Santa Rosa y el 2 de Junio cayó víctima de un atentado criminal. Recibió cinco graves heridas con navaja barbera pero recuperado al poco tiempo, levantó un Croquis estratégico de Loja para el Ministro de Guerra. Ese año comenzó a escribir en el diario "El Guante" de Guayaquil bajo el seudónimo anagramático de "Capitán Odriozela". En 1.919 estuvo entre los fundadores del "Club Guayas de Tiro, Caza y Aviación" y fue nuevamente Diputado por Loja, asistió al Congreso y reformó la Ley de Aguardiente y Tabaco.

En 1.920 adquirió a su compadre Arturo Pereira las haciendas "Zaragoza" y "Palmar" ubicadas en la parroquia Arenillas. En 1.922 tomó parte en la revolución de J. Federico Intriago. En 1.923 asistió al Congreso representando a Loja y declinó la presidencia de la Cámara de Diputados, pero presidió la Comisión Primera de Hacienda y sostuvo la tesis de la "Autodeterminación de imposiciones a la producción regional para beneficio regional". Casi enseguida abandonó la Cámara en señal de protesta por la aprobación del Tratado "Ponce- Castro Oyaguren" que lesionaba los intereses del país y tal era la desidia imperante que su actitud no tuvo el eco nacional que merecía. Entonces el ejecutivo contrató la construcción del ferrocarril al Amazonas con un sujeto que resultó ser un falso ingeniero, un pícaro redomado.

En 1.924 viajó a los Estados Unidos y de regreso se encuentra que el contratista del ferrocarril ha designado a su oficina comercial para agente de compras y despachos. Paz se indigna con este tipo de maniobras que encubrían coimas, denunció el contrato y rechazó una indemnización.
En 1.925 fundó "El Diario" en Guayaquil, nombró Gerente a Alberto Moreno Andrade y allí comenzó a escribir sus famosas "Crónicas Fugaces" que firmó como "Kurt Von Friede", su nombre traducido al alemán, recopiladas en un tomo en 1.930, de 592 Págs. Fue electo Gerente de la compañía “La Unión Comercial del Ecuador”.

El 12 de Octubre de 1.925 sufrió un grave accidente a orillas del río Daule durante una cacería. En la clínica Guayaquil tuvieron que amputarle el dedo índice y le extrajeron cincuenta y dos perdigones del cuerpo y del rostro. En Diciembre participó en la revolución que tuvo lugar contra la I Junta de Gobierno Juliana. Sofocado el golpe salió al exilio con José Vicente Trujillo, Eleodoro Avilés Minuche y Enrique Baquerizo Moreno. “El Diario” fue cerrado y no volvió a abrirse. Paz viajó a los Estados Unidos donde permaneció dos meses y regresó a Guayaquil en Febrero de 1.926.

En Marzo siguió a Quito con los delegados del Banco Comercial y Agrícola, asistió a la Conferencia bancaria que originó a la segunda Junta de Gobierno y al poco tiempo a la dictadura del Dr. Isidro Ayora Cueva, quien le ofreció en 1.927 el Ministerio de Finanzas, que Paz no aceptó, fiel a su consigna de rehuir todo cargo público. Meses después, durante la recepción al Presidente Herver Hoover de los Estados Unidos, tomó la palabra en inglés y le dio una cordial bienvenida en Guayaquil. El 8 de Julio de 1.928 participó en la revolución de El Oro a favor del Comandante Ildefonso Mendoza Vera, pero fue apresado y llevado al Cuartel del batallón "Zapadores del Chimborazo", donde permaneció detenido hasta el 6 de Diciembre, que egresó en virtud de la amnistía dictada por el Congreso. El 6 de Febrero de 1.929 presidió el I Congreso Nacional de Vialidad y Turismo reunido en Guayaquil. Poco tiempo después fundó y presidió el "Touring Club Ecuatoriano". En 1.930 defendió el sistema federalista en protesta contra el abandono en que el gobierno centralista de Quito mantenía a su amada provincia de Loja.

El 6 de Abril de 1.931 nuevamente se levantó en armas en la provincia de El Oro, esta vez contra el régimen del Presidente Encargado Dr. Alfredo Baquerizo Moreno, creyó contar con apoyo militar e invitó al batallón de artillería "Bolívar' a que fuera a recibir su bautizo de fuego; pero, al quedar aislada la revolución, cayó preso el día 8 con José María Freile Espinel. Al saberlo, Baquerizo Moreno lanzó su celebre frase: "Cayó Paz para que la paz impere". Recobrada su libertad tras siete meses en el panóptico lanzó un "Manifiesto a la Nación" el 22 de Noviembre y preparó una revolución que no llegó a estallar. Ante la inoperancia del Partido Liberal pidió su desafiliación, estuvo entre los fundadores de "Vanguardia Revolucionaria Socialista Ecuatoriana" con Eleodoro Avilés Minuche y Alfonso B. Larrea Alba.

En 1.932 figuró entre los fundadores de la revista política “Cocoricó” de larga y feliz trayectoria, que combatió la candidatura presidencial del conservador Neptalí Bonifaz Ascázubi. El 33 fundó "La Tribuna" con Rubén Palacios. En 1.934 el presídeme Juan de Dios Martínez Mera le ofreció la embajada en Moscú y posteriormente, durante la crisis del congreso, el Ministerio de Previsión Social, rechazando ambas ofertas. Su figura, agigantada por tantas aventuras revolucionarias y conocida en todo el país por sus Crónicas periodísticas había tomado relieve en el panorama político nacional. Se le consideraba un guía de la juventud socialista y su chalet del barrio del Astillero, en medio de las covachas del proletariado, fue descrito por Joaquín Gallegos Lara de la siguiente manera: "En aquel chalet se respiraba una rústica grandeza. Se sentía la morada de todo un hombre y todo un escritor.

Fragancia del jardín inmediato y aroma casi de campo del patio donde cantaban al sol clarineros gallos, acogían desde la entrada. De entre las paredes de maderas, salía a recibir a sus amigos, con los grandes brazos cordiales abiertos, sonriente y patriarcal, rodeado de su esposa e hijos, escritos y luchas. Era ecuatoriano fuerte, duro eucalipto de las laderas lojanas. Clotario Paz. En 1.936 colaboró en la revista "España Libre" que editaban en New York los republicanos de la madre patria. En 1.938 fundó en Quito el Comité Permanente de Defensa de los Derechos de Loja cuya dirección compartió con el Dr. José María Ayora, publicó "Larrea Alba, nuestras izquierdas" en 268 págs. libro de enorme trascendencia para su época, que ocasionó más de una conmoción.

El 39 recibió al Ministro de Guerra de la República española en el exilio D. Abad de Santillán y al escritor Carlos de Baraibar, de paso a Buenos Aires, consiguiendo de nuestro gobierno el asilo a los refugiados de la guerra civil española. En 1.940 salió a la luz pública su ensayo patriótico "El Drama de Loja" en págs. y un apéndice y trabajó para hacer una realidad la carretera Panamericana. Poco después se inició la invasión peruana y se trasladó inmediatamente a la parroquia Arenillas para organizar su defensa armada con numerosos civiles.

El 23 de Julio de 1.941 fue declarado Coronel por las Milicias de Arenillas debido a la ausencia de los altos oficiales y como tal recibió el histórico parte de batalla que le envió Vaca Castro, cuando en unión del glorioso batallón Montecristi se retiraba ordenadamente del frente de batalla, para salvar a su gente, ante la notable superioridad numérica del enemigo. Entonces fortificó su casa de hacienda ubicada en el sitio Rancho Chico y resistió por varios días, pero ante el peligro de ser rodeados escaparon a las montañas donde presenciaron el fusilamiento de cuarenta y dos defensores, el incendio de la casa, el aserrío y la piladora y el saqueo de la valiosa biblioteca. Además, no contento con ello, los peruanos se apoderaron de mil ochocientas cabezas de ganado en sus dos haciendas y las llevaron al Perú.

De regreso a Guayaquil, en la más absoluta pobreza a causa de las tropelías peruanas, mantuvo el programa radial "la Hora sur ecuatoriana" en la radio "El Telégrafo", donde denunció al régimen del presidente Arroyo del Río por su criminal inoperancia para defender las fronteras del país. En Septiembre fue electo diputado por Loja. El Gobierno -temeroso de sus denuncias- le impidió la posesión y no pudo concurrir. En Noviembre y con otros izquierdistas reunidos en la casa de Quito, figuró entre los fundadores del Movimiento Antitotalitario de Ecuador. En Diciembre fue electo secretario de Prensa de dicho movimiento y comenzó una ardua labor, al lado de Raymont Meriguet, para dar a conocer los crímenes del nazismo.

En 1.942 fue apresado "por conspirar con los refugiados de Loja y El Oro" y permaneció varios meses detenido en el Panóptico de Quito, donde escribió "Habla el Penado No. 286" folleto que salió a la circulación en la clandestinidad. Allí consta la frase dirigida al Presidente Arroyo del Río."Tú tienes la fuerza y yo tengo mi pluma" que inmortalizó a Paz. Casi enseguida fue desterrado a Cali con el Dr. Antonio Parra Velasco y Luís Tamayo Mancheno. En esa ciudad colombiana escribió para el periódico “El Nuevo Día” y luego de varios meses de vicisitudes pudo regresar.
El 23 de Julio de 1.943 falleció su hija Consuelo de fiebre puerperal. Tan trágica muerte le ocasionó una viva pena y al año siguiente editó el folleto "Consuelo. Guía espiritual para la vida de tres niños" en 33 págs. que dedicó a sus nietos los menores impúberes Sara Ycaza Paz y Alberto y Consuelo Pincay Paz.

Ese año formó parte del grupo “Acción Democrática Ecuatoriana ADE” que dirigió el Dr. Francisco Arízaga Luque y trabajó por la revolución. Después del 28 de Mayo de 1.944 se opuso a la entrega del poder a Velasco Ibarra, a quien fustigó desde varios periódicos, recordándole a todos su ideología derechista, sus afanes de mando absoluto y la impertinencia de su carácter. En 1.945 sacó la segunda edición de “Habla el Penado No. 286” en 31 págs. y organizó la Conferencia Económica Nacional que se reunió en Guayaquil para encontrar fórmulas y soluciones a la gravísima crisis económica que vivía el Ecuador desde la caída del cacao. “Vanguardia Revolucionaria” le nombró su Secretario General y el 46 editó “Flores para su tumba” con versos, en el aniversario de la muerte de su hija Consuelo.

Vivía modestamente y del comercio. Era copropietario del motovelero “Carchi” que conducía arroz a Panamá y gerenciaba la compañía “Comercio y Comisiones Ltda.”. A mediados del mes de Agosto sufrió un agudo ataque de apendicitis que se le complicó y el 16 de ese mes murió de peritonitis, a los 61 años de edad, en pleno uso de sus facultades intelectuales. Polígloto, hablaba francés, inglés, alemán e italiano. Orador, dominaba a las masas con su bella voz de barítono y su alta estatura, pues medía 1,80 metros. En política fue un Quijote, en la vida un Deportista y cazador, amigo de sus amigos y valiente y leal con los sagrados intereses de la Patria. Como periodista estuvo entre los más leídos del país en la década de los 30 y 40 y como ideólogo quiso enrumbar a las izquierdas hacia el poder a través de la revolución armada primero y al fracasar en cuatro intentos, formó la agrupación "Vanguardia Revolucionaria Socialista” que fue por entonces la esperanza del pueblo. Dejó inédito desde 1.939 un ensayo filosófico titulado "La Simiente".

Su tez blanca rosada, cabello y bigotes negros. Una amplia sonrisa servía de marco a sus espléndidas facciones de varón. Fué hombre de campo y al mismo tiempo intelectual de ciudad, rara síntesis que hacía su figura más atrayente.