Crisis golpea a migrantes de Calvas

El crecimiento económico que experimentó Calvas producto de las remesas que enviaban los migrantes calvenses residentes en Europa y Estados Unidos sufre un estancamiento. La crisis económica que atraviesan los países auroperos, especialmente, afecta a los bolsillos de los coterráneos que aún quedan laborando en esas naciones.

Los migrantes calvenses que decidieron regresan a su tierra natal también sufren las secuelas del duro golpe que significa la escasez de fuentes de trabajo y las bajas ventas que afectan al comercio local, debido a la disminución de circulante.

Clímer Molina Chuquimarca, presidente de la Asociación de Familias y Migrantes Calvenses, integrado por alrededor de 346 migrantes que volvieron a su cantón, no ocultan la realidad económica que está atravesando. Sostiene que muchos negocios de migrantes están en quiebra por las bajas ventas, lo que ha olbigado a cerrarlos, en unos casos; y, en otros, a pensar en regresar a Europa o EE.UU. antes que los ahorros se terminen.

Molina estima que la situación de los migrantes es incómoda, precisamente por la falta de trabajo. Calcula que alrededor del 80 por ciento dejaron de enviar las remesas a Ecuador, y solo un 20 por ciento aún envía pero a cuenta gotas.

Lucia Rojas Jiménez, Vicepresidenta de la Asociación de Familias y Migrantes Calvenses, señala que al no existir un buen flujo de remesas, como ocurrió entre los años 2000-2010, el desarrollo urbanístico de Cariamanga se ha detenido.

“La situación económica y la falta en empleo son causas que ha obligado a los habitantes de este cantón a dejar su tierra natal en busca de nuevos horizontes, que permitan mejorar sus niveles de vida, con la finalidad de ofrecer un mejor futuro a sus seres queridos”, acota.

Aunque la migración es considerada en Calvas como un ente de desarrollo, también ha ocasionado la desintegración familiar, considerando que la mayoría de esas personas están casadas y dejan atrás hijos y cónyuges. “Solo los valientes vivimos en Calvas, en nuestro cantón no existen fuentes de trabajo” recalcó Lucia Rojas.

Para Richard Soto, concejal de Calvas, la migración aportó en la construcción de inmuebles que generaron fuentes de trabajo,  sin embargo no considera que este fenómeno social es el únicio que aporte a la riqueza del cantón. “No me atrevería a pensar que la migración reactiva la economía del cantón, pues el verdadero desarrollo radica en la zona rural donde existe producción agropecuaria, lo que dinamiza la producción y aporta al desarrollo”, anota el edil.

Sin embargo, reconoce que, como presidente del departamento de Planificación y Presupuesto del Municipio, la construcción de bienes inmuebles se ha reducido en los últimos tiempos. En años anteriores se aprobaban aproximadamente 20 planos mensuales, en la actualidad este porcentaje se ha reducido en 50%, que equivale a la presentación de 10 planos.

Por su lado, el alcalde de Calvas, Mario Cueva Bravo, considera que el mundo entero atraviesa una burbuja económica que está afectando al mundo entero, lo que ha ocasionado que los migrantes regresen a Cariamanga. Así mismo reconoce que la economía de los migrantes está trastocada. “Los migrantes que volvieron al cantón acuden frecuentemente a la Municipalidad a pedir empleo, petición que no podemos aceptar porque no contamos con presupuesto para la contratación de personal” añade.

Fuente: Miregión.