Secuelas del incendio en Calvas

El cerro Tun Tun y su vegetación nativa se vieron amenazado por el flagelo que se inició el domingo 21 de agosto, el Cuerpo de Bomberos de Calvas movilizó los recursos necesarios para tratar de controlar las llamas que se expandían con la fuerza del viento.

Las tareas continuaron el 22 de agosto y a causa del difícil acceso a ciertas zonas, la complicación para apagar el incendio era mayor, por lo que instituciones como Ejercito, Gestión de Riesgos y Gestión Ambiental del GAD Local, se sumaron a las labores de los Bomberos.

“Movilizamos grupos de 20 personas por diferentes accesos para tratar de controlar el incendio, existían llamas de 4 a 5 metros en donde era imposible acercarse”, dijo Lauro Pozo, Comandante del BIMOT 20 Capt. Díaz.

Al tercer día de trabajo intenso, se solicitó apoyo a la Secretaria Nacional de Gestión de Riesgos en su coordinación zonal 7, para que se hagan las gestiones necesarias y se consiga un helicóptero para que desde el aire pueda sofocar las llamas en las zonas de difícil acceso.

Pero debido a la falta de coordinación entre los organismos de socorro, no se permitió que la ayuda se concretara, “se pudo canalizar la información que la secretaria solicitaba, pero por información falsa de que el evento estaba controlado se había dispuesto que no era necesaria la presencia del helicóptero”, explico Alex Ajila, jefe de la Unidad de Riesgos del GAD Calvas.

Trabajos

Las labores iniciaban a eso de las 0600 y concluían 12 horas más tarde, pero a pesar del arduo trabajo el fuego avanzaba aceleradamente ayudado por los fuertes vientos. Casi 70 personas, entre militares, civiles y bomberos se convirtieron en protagonistas de esta odisea que desesperaba a toda una población, principalmente a quienes tienen sus terrenos cerca a Tun Tun.

A parte de las hectáreas afectadas, varios metros de manguera se quemaron generando la suspensión del suministro de agua al sector de Yambaca, por lo que el tanquero del Ejército apoyó repartiendo el líquido vital, alrededor de ocho días estuvo esta comunidad sin agua.

A los trabajos para apagar el incendio se sumó el Cuerpo de Bomberos de Gonzanamá y Cuenca, en el séptimo día de incendio y tras devastarse gran cantidad de bosque, un helicóptero cisterna sobrevoló por la zona para aplacar el incendio que fue controlado tras 9 días de trabajos intensos.

Recomendaciones

1.300 hectáreas de bosque nativo (eucalipto, yaragua y pino), fueron consumidos, ciudadanos recomiendan que una campaña de reforestación es el paso que debe darse, mientras que Autoridades analizan las debilidades que se evidenciaron durante la emergencia en Calvas.

“Estamos en una situación catastrófica, las investigaciones darán con el causante de esto, pero debemos arrimar todos el hombro para la reforestación en el Cerro”, puntualizó Rolando Peña, ciudadano calvense.

En el salón de la municipalidad de Calvas se cumplió una asamblea en la que participó autoridades del cabildo local, ciudadanos y miembros de la Coordinación Zonal 7 de la Secretaria de Gestión de Riesgos.

Fuente: La Hora.

Foto: Isabel Lages.