Túnel de las Totoras, una obra que continúa en espera

Dos empresas abandonaron el proyecto. Existen daños estructurales y deudas sin cancelar.

La preocupación ante la paralización de trabajos en el túnel de encause de la quebrada Totoras en Cariamanga es cada vez más evidente, dos empresas se han involucrado en la construcción del túnel que hasta la fecha le ha costado al Estado cerca de 13 millones de dólares, según lo que expone el Alcalde de Calvas, Mario Cueva.

“Los trabajos están paralizados desde el 2015, en principio tuvimos la noticia que iba a continuar los trabajos la empresa Cahev, pero luego los suspendieron aduciendo que faltaba financiamiento, he enviado comunicaciones a la Presidencia de la Republica, como también a los funcionarios de la parroquia El Lucero, enviando comunicaciones de que estaban contratando la fiscalización del proyecto”, dijo el Alcalde Mario Cueva.

En primera instancia fue la compañía Conciesa la encargada de la construcción del túnel, empresa que incumplió el contrato con la Secretaria de Gestión de Riesgos y se marchó de Cariamanga dejando no solo una obra inconclusa, sino también viviendas afectadas con cuarteamientos y deudas en comercios y salarios retrasados a los trabajadores.

Maquinaria de la compañía estaba almacenada en un espacio junto a Liga Cantonal de Calvas y a mediados del mes de junio Seguros Oriente llegó para retirar la maquinaria pues Conciesa también adeudaba a esta aseguradora, “Seguros Oriente es acreedor de la empresa Conciesa, la aseguradora presenta un juicio especial de embargo y remate en la ciudad de Quito, (…), esta maquinaria esta prendada a seguros Oriente pues para darles crédito Conciesa prendó a maquinaria y nos la estamos llevando porque no han pagado una deuda”, dijo un representante de Seguros Oriente.

Pero los daños son mucho mayores, cerca de 4 viviendas se han visto afectadas por el trabajo que ejecutó la empresa Conciesa en el Túnel de las Totoras, el cuarteamiento que presenta la infraestructura genera preocupación en sus propietarios y están a la espera de que la Secretaria de Gestión de Riesgos o en su defecto la empresa contratada para concluir el túnel, dé una solución al problema que atraviesa; adicional a ello se da el perjuicio a un bloque de viviendas fiscales del Batallón de Infantería N° 20 Capt. Díaz, las cuales han tenido que ser desalojadas porque no se brinda las garantías de seguridad necesarias, los vidrios en ventanas han colapsado, y las paredes se encuentran cuarteadas, adicionalmente el hundimiento es evidente.

La Unidad de Gestión de Riesgos de la Municipalidad, se encuentra vigilante a que se retome la obra de construcción y el alcalde Mario Cueva, explica que se emiten las comunicaciones necesarias para que las autoridades provinciales y nacionales tengan conocimiento de la preocupación de los habitantes de Calvas con esta obra que ha sido catalogado como una bomba de tiempo en la urbe.
 
“Las autoridades de turno deben fiscalizar la obra, para que se ejecute en los plazos establecidos y dentro de los parámetros que establece la contracción, si las empresas que son contratadas no cumplen deberán ser sancionadas para que no se juegue con la seguridad ciudadana”, explicó una moradora de la Ciudadela Amazonas.

Como agregado, la vía de Cuinuma a Cariamanga, por la entrada del Cuerpo de Bomberos, no permite el paso de vehículos como en anteriores ocasiones, las lluvias pasadas y la desestabilización del suelo han ocasionado el desplome de la calzada, está habilitado únicamente el paso peatonal y con dificultad quienes a diario se movilizan por esta zona logran cruzar el tramo.

El dato

La obra fue paralizada desde diciembre de 2015, y el avance total es de 51.39%.

Fuente: La Hora.