Proclamación de la Madre Símbolo del cantón Calvas 2016

La noche del viernes 20 de mayo, se llevó a efecto el acto de proclamación de la Madre Símbolo del cantón Calvas, para el periodo 2016-2017.

Dignidad que recayó en la distinguida dama cariamanguense, Lic. Nancy Dolores Jiménez de Cueva, quien estuvo acompañada de sus hijos durante todo el programa, al mismo tiempo, ellos conformaban su corte de honor.

Luego del acto formal, se realizó la serenata en honor a la Madre Símbolo y a todas las madrecitas del Cantón con presentaciones artísticas y culturales, entre las que destacaron el grupo vocal e instrumental Semblanzas, Grupo Madrigal y Christian Loaiza.

Para finalizar se realizó el baile popular en el que se disfrutó hasta la madrugada en los bajos del municipio.

Actualización:

El Gobierno Autónomo Descentralizado del Cantón Calvas, a través del Centro de Desarrollo Social, con un evento social y cultural, en Honor a las madres del cantón Calvas, fue proclamada la Madre Símbolo del cantón Calvas período 2016-2017, dignidad recaída en la distinguida dama Calvense, Licenciada Nancy Dolores Jiménez de Cueva. El acto se realizó el 20 de mayo a partir de las 20:30 en los bajos del Municipio.

Dicha noche cultural contó con la presencia de artistas como: El Grupo Semblanzas de la Universidad Nacional de Loja, el destacado artista calvense Christian Loaiza, y el Grupo Madrigal, con lo mejor del pentagrama nacional.

Mario Cueva Bravo, alcalde del cantón Calvas, proclamó oficialmente a la nueva Madre Símbolo del cantón destacando que en este año la Licencidada Nancy Dolores Jiménez de Cueva, ha sido merecedora de tan importante designación, al ser una persona muy destacada en el cantón Calvas, "sus méritos y calidad de persona le han hecho merecedora de tan importante dignidad", acotó el alcalde.

SEMBLANZA

Nancy Dolores Jiménez Jiménez, nació en Cariamanga el 26 de septiembre de 1955, en el hogar formado por Jorge Arturo Jiménez Martínez y Luisa Mélida Jiménez Montero, es la segunda hija de la familia Jiménez Jiménez, su educación primaria la realizó en la Escuela Particular María Auxiliadora de esta ciudad, cursó sus estudios secundarios en el Colegio La Inmaculada de Loja y el Normal Particular María Auxiliadora de Cuenca, su educación superior la recibió en la Universidad Técnica Particular de Loja, obteniendo el Título de Licenciada en Ciencias de la Educación, Especialidad Pedagogía, ejerció la docencia en la Unidad Educativa Eloy Alfaro de esta ciudad.

Contrajo matrimonio con Ricardo Cueva Cueva, el 14 de julio de 1976, con quien procreó tres queridos y respetuosos hijos; Richard Minós, María Dolores y Jorge Ricardo, a quienes los cubrió de amor incondicional, siendo su ejemplo para que ellos encuentren el camino de la verdad y la felicidad, enseñándoles que el trabajo honesto y honrado es la única forma de salir adelante y ser personas de bien al servicio de la sociedad, su vida ha transcurrido entre su hogar, la docencia y la actividad comercial, supo dividirse para atender a sus hijos, a sus estudiantes y sus clientes, compartiendo siempre con su esposo estas responsabilidades.

Una de sus virtudes innatas ha sido su perseverancia y paciencia para construir día a día el sueño de ver consolidado y realizado su entorno familiar.

Una persona humilde y de mucha fe, de corazón grande y generoso, dispuesta a ayudar en forma silenciosa y oportuna a quien más lo necesite.

Después de 41 años dedicados a su vocación de formadora de juventudes, hoy disfruta más tiempo con los suyos. Es la mujer que con sus consejos y enseñanzas ha convertido a su hija en toda una mujer y a sus dos hijos en hombres llenos de provecho.
Esta mujer se siente orgullosa de tener unos hijos como los que tiene, "Se llena al decir que tiene muy buenos hijos, que mejores ángeles no pudieron haberle llegado en su vida de madre, que son una luz en la oscuridad, paz en la guerra, calma en la tempestad, sin duda el complemente perfecto de su vida de hogar".

Ella con su esposo han apoyado a sus hijos para que puedan llegar a ser alguien en la vida, les han ayudado a enfrentar sus miedos, les han enseñado que tienen que dar prioridad a sus valores por encima de todo, a luchar por sus ideales, por lo que creen, piensan y quieren, enseñándolos a ser humildes, a asumir sus errores con la frente en alto, a aceptar cuando se equivocan.

Ahora, sus 6 nietos son la inspiración para continuar en su nueva etapa, cada sonrisa, cada caricia, sus abrazos y besos son el regalo permanente que le permiten soñar, crear y construir nuevas emociones. Agradeciendo en cada despertar a Dios y a la Virgen, por esta maravillosa misión de ser Mamá. Ya que cuando te conviertes en mamá, te olvidas de ser mujer, para dedicarte a la mejor profesión que hay: Ser madre.

Fuente: Centro De Desarrollo Social Gadcc.