La Dinased captura a presunto asesino en Cariamanga

La repentina y trágica muerte de Libia M. J., de 24 años de edad, no quedará impune y son los agentes de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros de Loja (Dinased-1) quienes localizaron al aparente homicida.

Tras el deceso, acontecido el lunes 10 de noviembre de 2014, los agentes de la Dinapen iniciaron la investigación sin dejar ningún cabo suelto, lo que les llevó a dar con el presunto homicida: Fabricio P. V, de 21 años de edad. Quien al verse acorralado por las pruebas en su contra confesó el delito.

Consternación por deceso.

El hecho de sangre consternó a todos los habitantes del cantón Calvas, ante todo por la alevosía y premeditación con la cual se atacó a la víctima. Ella presentaba varias heridas cortantes en el cuerpo que provocaron un desangramiento que causó el deceso irremediable de la joven mujer.
La investigación de los agentes de la Dinased-1 fue exhaustiva. Poco a poco fueron recolectando las pruebas que acriminaban a Fabricio P. V. en el hecho de sangre. Las técnicas científicas usadas por los agentes investigadores determinaron la culpabilidad y con ellas la Fiscalía lo acusó.

Hallaron arma homicida.

Tras localizar el paradero de Fabricio P. V. los agentes de la Dinased-1 solicitaron a la Fiscalía que pida al juez penal de Calvas una orden para allanar la casa en donde él se encontraba y con ello verificar los indicios que se tenían sobre la participación en el aparente homicidio de Libia M. J.
En la casa encontraron la navaja con la cual Fabricio P. V. habría victimado a Libia M. J.; además, se localizó la ropa que él usó el día del homicidio; el arma cortante y la ropa fueron sometidas a los análisis químicos y se encontraron fluidos corporales que incriminarían al ciudadano.

Pruebas científicas.

En la audiencia de formulación de cargos la Fiscalía acusó a Fabricio C. V. de ser el autor material de la trágica muerte de Libia M. J. Las pruebas que la Dinased-1 aportó como el cotejamiento de las huellas dactilares encontradas en la escena del crimen con las de los datos diométricos fueron esenciales.

El juez dictó la prisión preventiva de Fabricio C. V. La Dinased-1 continuará aportando más evidencias a la investigación. Fabricio C. V, quien no tiene antecedentes policiales ni penales, fue trasladado desde la ciudad de Cariamanga, capital del cantón Calvas al centro carcelario de la localidad.

Fuente: La Hora.

Foto referencial.