Malayerba reestrena ‘Francisco de Cariamanga’, 25 años después

Han pasado 25 años, un cuarto de siglo, y el guion de ‘Francisco de Cariamanga’ está prácticamente intacto.

La vigencia de esta obra produce encontradas sensaciones en su director Arístides Vargas, quien presenta su reestreno desde hoy. Esto, con motivo de celebrar los 35 años del Teatro Malayerba.“Este trabajo representa un punto de giro. Es el primer texto que escribí para Malayerba, el primero enteramente del seno de la agrupación que, hasta entonces, montaba obras de autor.

‘Francisco’ fue una ruptura en cuanto al lenguaje teatral”, cuenta el director con emoción.

Pero, esa alegría, no oculta la reflexión del ‘Negro’ como le dicen con cariño a Vargas-. “El guion se mantiene tal cual es. En el teatro estas cosas coinciden extrañamente, pero es lamentable. Si la obra envejece, te enseña que la historia envejeció, pero si la vigencia es fuerte, te dice que las cosas no han cambiado mucho”.

Sí, la mirada cambia. A inicios de los 90’, ‘Francisco de Cariamanga’ abordaba la identidad del mestizo. Ahora, si bien esto continúa latente, la puesta “se relaciona más con reflexionar sobre el poder y posee un concepto existencialista”. Eso sí, hablamos de una pieza fundamental de la producción teatral ecuatoriana: un clásico del tablado imperdible.

Trama

Francisco es un paria. Huérfano, adopta como apellido su lugar de nacimiento, el cual es fronterizo con el Perú. Soldado raso, el miedo con el que convive lo convierte en una fuente de cuestionamientos: desde la ,sencillez nacen las más profundas reflexiones sobre la filosofía, el amor, el deseo, el pecado, la otredad, la frontera.

Alrededor suyo aparecerán su mujer, María, todo un volcán de pasiones; una profesora francesa, tan coqueta como ególatra, que encontrará en los ecuatorianos una especie digna de estudio; un capitán que encarna los excesos y a lo prohibido; un cachiporrista seductor y un grupo de gitanos que alegran con su canto e historias.

Así, todos estos personajes giran alrededor de Francisco, quien vive la peor de las soledades esa de sentirse solo y estar acompañado. La historia reivindica también a la oralidad. Una gitana se adapta a las costumbres indígenas y será la voz que da vida a Francisco.

Actuar ‘Francisco de Cariamanga’

Hay muchas formas de acometer el trabajo de actrices y actores en el teatro y estas formas, en el Grupo Malayerba, dependen de la obra que estamos haciendo. En ‘Francisco de Cariamanga’ aparecen personajes que necesitaron siglos para convertirse en protagonistas del escenario y que representan a individuos reales, mujeres y hombres cuya presencia es, por decirlo suavemente, desagradable. Representan a personas que “la gente bien” prefiere no ver y, en consecuencia, las invisibiliza para no ser perturbados por su existencia. Entonces el trabajo de la actuación debe empezar desde un lugar invisible; partir de un punto donde se elimine todo juicio hacia el otro, donde la persona que actúa pueda reconocerse profundamente humana, un lugar remoto de uno mismo donde “ser humano”, signifique… (Charo Francés, fragmento)

Ficha técnica
‘Francisco de Cariamanga’

Actúan: Javier Arcentales, Gerson Guerra, Cristina Marchán, Tamiana Naranjo, Diego Andrés Paredes, Manuela Romoleroux, Daysi Sánchez, Joselino Suntaxi

Dirección: Arístides Vargas

Dirección actoral: Charo Francés

Vestuario: Pepe Rosales

Utilería: Grupo Malayerba

Escenografía: Grupo Malayerba

Técnico de Luces: Laura Martínez

Fuente: La Hora.