Socavones advierten vetustez del colector de las Totoras

Cariamanga se hunde ante la vista de todos, las constantes lluvias ponen en evidencia la necesidad realizar un trabajo integral para evitar colapsos en tuberías y, en el caso puntual de la calle David Salazar, hundimientos por el deterioro del embaulado de las Totoras.

En el 2016 un hundimiento a la altura del edificio de la Unión Nacional de Educadores advertía de la peligrosidad en la zona, como medida preventiva el Municipio de Calvas coloco cumulo de lastre para evitar el estacionamiento de vehículos, precautelando la seguridad de los transeúntes, pero no hay una solución definitiva. La noche del miércoles 19 de abril la preocupación se adueñó nuevamente de los moradores de la calle David Salazar un nuevo agujero de aproximadamente 4 metros de profundidad por 8 metros de diámetro que se suma a la lista de afectaciones.

“Este problema del embaulado de las Totoras me parece que no vale de nada, este problema que tenemos aquí, así seguirá abriéndose quién sabe en cuantos lugares más”, dijo Klever Sarango, ciudadano de Cariamanga.

En esta ocasión la vivienda de propiedad de la familia Pérez Landázuri se ve comprometida. En la intersección de las calles David Salazar y Rocafuerte la solera del embaulado de las totoras muestra desgaste total, dejando como consecuencia la preocupación de los ciudadanos e inhabilitado el tránsito total en el lugar.

A decir de Roger Pérez se ha puesto a consideración de las autoridades municipales la preocupación en torno a los socavones que comprometen viviendas en este sector, el pedido está acompañado de firmas de respaldo, sin embargo dice aún no se da una solución contundente al grave problema que se da en Cariamanga, “hablé con el señor alcalde y manifestó que había solicitado al presidente y Gestión de Riesgos para que le ayuden a solucionar esta situación, realmente queremos que solucionen esto porque puede afectar más viviendas y para seguridad de nosotros mismos que habitamos estas casas podría darse situación que lamentar posteriormente”, expreso Pérez.

El tiempo de vida útil del embaulado de la quebrada totoras feneció y el deterioro de la solera provoca socavones en el subsuelo, lo que la fuerte temporada de lluvias revela. Según lo que se comenta en Calvas se espera el pronunciamiento de Gestión de Riesgos para conocer qué pasara con el túnel en construcción de las totoras y dependiendo de aquello se podría intervenir el embaulado por parte de las autoridades seccionales, mientras tanto la preocupación de los moradores es evidente, pues a decir de Edilma Jiménez es mucho más extensa la zona que podría verse afectada, “desgraciadamente a veces solo maquillamos la ciudad, pero nunca nos preocupamos de lo que es importante como la canalización, aquí en esta calle se juntan dos corrientes, el agua de la quebrada Totoras y el agua que baja del barrio El Dorado”, acotó.

La ciudadana cuya vivienda y negocio se asienta en las calles David Salazar y Jerónimo Carrión, con gran tristeza indica que no hay quien los socorra en esta emergencia, que las autoridades en la localidad no los defienden, “es lamentable lo que está pasando, los problemas no terminan aquí, recién empiezan, la caída del túnel es solo uno, los hundimientos son inconvenientes latentes al igual que en la calle 18 de Noviembre, medio Cariamaga está en problemas”, puntualiza.

Medidas de protección

Con el propósito de proteger los muros de la vivienda de la familia Pérez, personal de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Emapac), inició la intervención con la colocación de sacos con arena creando un tabique que impida el choque del agua de las Totoras siga minando la infraestructura.

“Estamos tratando de que no se siga el socavamiento en la pared, en lo posterior habría que derrocar la parte superior del embaulado para tratar de solucionar los problemas del colector hasta que Gestión de Riesgos nos ayude con el túnel ya que según dicen para el próximo invierno ya no pasara el agua por este colector sino por el túnel, la medida que estamos adoptando es preventiva”, dijo Jhon Serrano, gerente de la Emapac.

Se tratan de solucionar los problemas en distintos sectores dice Serrano, pero que el socavón a la altura de la UNE no tendrá el mismo tratamiento debido que la mayor afectación se da en los cimientos del edificio que tendría que ser derribado en el área de afectación, pero al ser propiedad privada no podrán dar solución al momento.

El dato

Tras los trabajos de la Emapac se habilitó el tránsito y ya ha sido puesto el adoquín en esta zona.

Los problemas siguen saliendo a la luz mientras crece la preocupación de los habitantes.

Fuente: La Hora.